2015


15 AÑOS DEL GRUPO PRESIDENCIALISMO Y PARTICIPACIÓN
20 AÑOS DE LA CARRERA DE CIENCIA POLÍTICA

Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales

UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA

INICIO  |  INTEGRANTES  |  FOROS Y SEMINARIOS  |  ARTÍCULOS  DOCUMENTOS  |  PUBLICACIONES  |  CONTACTO

 

 

 Bogotá, Colombia,


/ ARTÍCULOS


Bogotá, 4 de septiembre de 2015

Ensayo de golpe de Estado
 

Autor: Andrés Hoyos

 

NOTA

Claro, "malpensante", pero, ¿en qué sentido? Por supuesto, no nos basta decir, sino qué se quiere decir. La situación presente de Venezuela hace posible, de veras, hacer el ejercicio de distinguir, de diferenciar con rigor, en el marco de tantas opiniones, la de Hoyos es una, para orientar y orientarnos. Esta es, al menos, lo pretendemos, un componente de las reflexiones en el próximo X Seminario Internacional A. Gramsci.
 

Miguel  Angel  Herrera Zgaib

 

 

 


A continuación, el artículo de Andrés Hoyos

No soy el primero en señarlo, pero lo que pasa en la frontera colombo-venezolana tiene muy poco que ver con los colombianos deportados, cuya cifra escandalosa ya se acerca a los 10.000, víctimas todos de una actitud canalla del gobierno de Maduro.

Estamos, en realidad, ante un ensayo de golpe de Estado.

La cortina de humo es espesa. Es cierto, por ejemplo, que la disparidad demente entre las tasas de cambio, sumada al precio ridículo de la gasolina al otro lado de la frontera hacen que la zona se llene de malandros. ¿Riegan una montaña con alpiste y luego pretenden que no vengan los pájaros a comérselo? La culpa no es de los pájaros, sino de los que riegan el alpiste. La represión, claro, no afecta a estos malandros por la simple razón de que tienen relaciones privilegiadas con la Guardia Nacional venezolana y con el chavismo, cuando no son miembros de ambos. Vaya, entre otras, “paramilitares” esos, que no portan armas y viven el barriadas humildes, como Mi Pequeña Barinas. Han de ser paramilitares idiotas.

Un dato es esencial para entender la situación: según todas las encuestas, el chavismo tiene perdidas, por más de 20 puntos, las elecciones del 6 diciembre. Esto significa que ni siquiera un fraude electoral está al alcance del Gobierno, porque los chocorazos se vuelven inviables cuando hay que “remontar” a las malas más del 5 %, para no hablar del 20 %. Y la derrota que se le viene encima al chavismo es muchísimo más dramática que las que se ven a diario en otros países, pues ellos han justificado todos sus atropellos con la excusa de que son electoralmente invencibles.

Ahora resulta que las torpezas de Maduro no son solo económicas y de modelo de sociedad. En política está metiendo las patas hondo. Si la idea de las deportaciones era captar los votos chovinistas, sucede que esos ya los tiene, mientras que los abusos de la frontera se van a llevar a la gran mayoría de los de la comunidad colombiana, que suma cerca de dos millones de votantes potenciales. Los colombianos con doble nacionalidad serán pobres (en su mayoría), no masoquistas.

Maduro se envalentona con los colombianos de la frontera justamente porque no son unos peligrosos paramilitares, sino gente humilde y desarmada. Por fortuna —y casi no creo que tenga que escribir esto—, hasta Maduro sabe que una aventura bélica sería casi con seguridad un suicidio, de modo que no va a intentarla. Dirán algunos que podría reeditar la colosal repartición de mogolla que funcionó en las elecciones presidenciales de 2012 y 2013. Pero he ahí el dilema: el Gobierno venezolano está quebrado y no tiene mogolla para repartir. Los viejos mecanismos para sobornar al electorado se quedaron sin un real, como dicen allá. De modo que a repartir palo.

En últimas a Maduro no le va a quedar más que tragarse el dragón, porque no es un simple sapo, de un varapalo electoral en diciembre o suspender las elecciones, lo que equivale a dar un golpe de Estado. Aunque esta puede parecer una “solución” tentadora, lo más probable es que acelere el ya casi inevitable fin del régimen.

Como que la jaula con el pajarito que le conversaba don Nicolás se la llevó uno de los deportados para el otro lado del río Táchira. Ahora el pobre grandulón se quedó sin interlocutor y tendrá que conversar con doña Cilia, porque ya ni cumbias le quedan para bailar frente a su menguada audiencia.

Posdata: de la OEA y Unasur hablamos otro día.

andreshoyos@elmalpensante.com

 

 

 


NUESTROS BLOGS

Seminario Internacional Gramsci      Praxis Sur      La coyuntura socio política    |   Gobernanza y biosociedad

NUESTROS PORTALES

Seminario Internacional Gramsci   Global Gramsci Society Presidencialismo y Participación

RECOMENDAMOS

Semanario Virtual Caja de Herramientas


Grupo de Investigación "Presidencialismo y Participación"

Director
Prof. Dr. Miguel Ángel Herrera Zgaib

Contacto
E-mail: contacto@presidencialismoyparticipacion.com | Telefax: +57 3165000  - Extensión 10968
Oficina: 301, Bloque C, Módulo 4. Edificio Camilo Torres - Universidad Nacional de Colombia - Bogotá, República de Colombia